Fuente: Mentiras Sionistas – Resumen Latinoamericano
11 marzo, 2016

En los últimos meses estamos asistiendo a una campaña mediática e institucional, cada vez más virulenta, contra el movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS). El movimiento BDS es una iniciativa pacífica surgida en 2005 de gran parte de la sociedad civil palestina como alternativa para luchar de forma activa contra la ocupación, la colonización y el régimen de apartheid que Israel practica desde hace décadas contra el Pueblo Palestino.

Este movimiento está inspirado en el modelo de boicot que contribuyó en gran medida a obligar a Sudáfrica a desmantelar el régimen de apartheid que sometía a la población negra. Sus objetivos son muy sencillos: el cumplimiento de la Resolución 194 de la ONU (derecho al retorno de los refugiados palestinos), de la Resolución 242 (retirada de Israel de los Territorios Ocupados) y el fin de la discriminación que sufren los palestinos que aún viven en Israel.

Instructores del ejército israelí entrenan a niños y niñas para que, como ellos, reivindiquen el culto a la muerte matando palestinos.

Resulta interesante analizar el paralelismo que existe no ya entre el apartheid sudafricano y el israelí, que resulta evidente, sino entre los intentos de criminalizar a los movimientos civiles que, ayer en defensa de la población negra sudafricana, y hoy en defensa de los palestinos, lucharon y luchan contra el racismo y el apartheid. Este paralelismo puede plasmarse de modo muy sintético en dos puntos.
El primero es el apoyo de los gobiernos occidentales a ambos regímenes. En el imaginario colectivo de la opinión pública actual, la lucha contra el apartheid sudafricano siempre fue una historia de “buenos y malos” en la que los países democráticos apoyaron sin reservas desde el principio a la población negra oprimida.

Esto no es en absoluto cierto: el régimen de apartheid sudafricano recibió durante décadas el apoyo de muchos gobiernos occidentales, especialmente desde EEUU y Gran Bretaña. Nelson Mandela, transformado hoy en un símbolo mundial de la lucha contra el racismo, no fue excluido de la lista oficial estadounidense de presuntos terroristas hasta 2008.

CONTINUE LEYENDO AQUI

You're Invited!

Come and celebrate the work of LACSN and its allies!

You have Successfully Subscribed!