Eugenio García Gascón – Resumen Medio Oriente/Públic
29 de febrero de 2016

En los calurosos veranos, en numerosos lugares de los territorios ocupados, incluida Ramala, los palestinos abren los grifos pero no cae una gota de agua. Los grifos están secos. En otros lugares, hay agua pero es de muy poca calidad. A menudo ni siquiera es potable. Aunque los palestinos disponen de agua, Israel ejerce un férreo control del líquido y les limita el consumo según sus intereses.

La calidad del agua, especialmente en la Franja de Gaza, es pésima. Un reciente informe elaborado por la ONG israelí BTselem señala que el 90% del líquido al que tienen acceso los habitantes de la Franja no es potable y no es apta ni para el consumo ni para cocinar ni para ducharse ni para lavarse los dientes: está demasiado salada y sucia, además de contener un alto porcentaje de nitratos cancerígenos. Los cólicos y las enfermedades de la piel son moneda corriente.

Continue leyendo aqui ….​

You're Invited!

Come and celebrate the work of LACSN and its allies!

You have Successfully Subscribed!