Por Olmedo Carrasquilla
Resumen Latinoamericano
27 mayo 2016

Ya han sido las distintas reacciones ante el desalojo forzado y agresivo por parte de agentes de la policía nacional al pueblo indígena Ngäbé el martes 24 de mayo, cuya orden obedece al Gobierno Nacional.

Y que los indígenas en justa razón manifestada y pactada, nunca debió darse dicha acción, ya que se mantenía un dialogo, y que unos de sus puntos era no llenar la represa hidroeléctrica Barro Blanco construida por  la empresa Generadora del Istmo S.A (GENISA) sobre el río Tabasará.

Esta mala decisión pone al gobierno panameño dirigido por Juan Carlos Varela, en la mira de los ciudadanos y medios de comunicación como el continuismo de la represión ejercida por el ex mandatario Ricardo Martinelli. Dicha posición, coincide con organizaciones que fueron afectadas en las represivas acciones por agentes antidisturbios en la lucha contra la minería el pasado 5 de febrero del 2012.

Esta escena, nos muestra el cinismo, la falta de moral y principios humanos, con que representantes del gobierno hacen uso de justificados argumentos para evacuar y proteger a los indígenas de la inundación, así como de hacer pruebas para medir el grado de calidad del proyecto. Y así demostrar una vez cumplido el llenado de la represa, que es viable proceder con la operación de la hidroeléctrica Barro Blanco.

CONTINUE LEYENDO AQUI …

 

 

You're Invited!

Come and celebrate the work of LACSN and its allies!

You have Successfully Subscribed!